La Visitación

En esta sección se presenta una rica aportación para vivir uno de los momentos de la vida de la virgen María. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! (Lc 1,39-45)

El P. Tomás Morales s.j., fundador del Movimiento de Santa María, Cruzados y Cruzadas de Santa María, Milicia de Santa María, fue consciente de la riqueza de esta escena evangélica, después de haberla meditado mucho. María se olvida de sí misma para atender a su pariente Isabel. Una actitud de una gran talla humana. Imitar a la virgen, supone un crecimiento personal decisivo en nuestra vida. El movimiento de sta. María celebra esta campaña entre el 31 de mayo (virgen de la visitación) y el 7 de octubre (sta. María del Rosario). Esta sección nos invitará a hacerla vida.

https://www.aciprensa.com/recursos/la-visitacion-de-la-virgen-maria-1118

Share